viernes, 22 de julio de 2011

Jugando a cosicas (XIII). Reseña de Traders of Carthage

Hola a todos de nuevo, esta semana... juegos otra vez. La semana que viene intentaré postear algo de rol, palabra. El juego de hoy es un filler entretenido y rapidete de temática comercial, lo adquirí en Barcelona en mi último peregrinaje al Festival de Sitges (el problema de vivir en Valencia es que hay poco donde elegir a la hora de comprar juegos, sobre todo cuando te sales un poco de los más conocidos).

Traders of Carthage. Puntuación (8)

Traders of Carthage es un juego rápido y compacto, de estos que utilizan un mismo elemento (en este caso las cartas) para todo, en el juego las cartas son dinero, mercancías, almacenes y puntos de victoria. Aparte del mazo de cartas, el juego lleva unos cuantos peones de madera, unos chits de cartón de cuatro colores (tantos como tipos de mercancía) y un minimapa.


Las cartas van en cuatro palos (telas, gemas, vino y trigo) y tienen un valor en oro 2, 3 o 5 además pueden tener unos iconos de ánforas (una o dos, indicando que puedes pagar esas cartas para salvar una o dos cartas del mismo color en caso de ataque pirata).

La mecánica del juego es la siguiente, los jugadores irán recolectando dinero, que usarán para comprar lotes de mercancías de una zona central común y para protegerlos en caso de ataque pirata. Mientras los jugadores compran sus bienes, los barcos de cada mercancía van acercándose a Cartago para venderla. En el momento que uno o más peones de barcos llegan a Cartago, los jugadores proceden a vender los lotes de mercancías correspondientes y a recolectar PV de los mismos (quedándose algunas de las cartas del lote boca abajo, al estilo del Bohanza), al mismo tiempo, si algún barco se encuentra en alguna de las dos casillas entre Cartago y Cirenaica será atacado por piratas (haciendo que los jugadores deban descartarse de todas las cartas de ese color que tengan compradas) y retrocederá hasta Cirenaica. Los barcos que han llegado a puerto se vuelven a Alejandría donde empiezan de nuevo su ruta.

Cada vez que un jugador vende un lote de mercancías, recoge un chit de cartón de ese color, que le dará ventajas en futuras ventas de ese tipo de mercancía.

El juego termina cuando un jugador acumula 8 o más chits de cartón (es decir cuando ha vendido 8 o más lotes de mercancías), se procede a contar los puntos de victoria y fin del juego.

El tablero con los barcos, el mazo y la pila de descartes y la zona común de cartas para comprar.


Como veis el juego no es muy complicado, pero esa es la gracia. Como decía al principio del post, Traders of Carthage es un filler, se puede jugar una partida en media hora, pueden jugar de 2 a 4 personas (funciona bien con 2 que es un punto importante a tener en cuenta) y además ocupa poco espacio (especial vacaciones).

STATS
COMPLEJIDAD: 4, cuatro reglas, un esquema de turno sencillo, de los que se puede empezar a jugar mientras lees las reglas.
DIVERSIÓN: 8, si te gusta la temática y los juegos de cartas este es un must.
FRIKEZ: 4, ni el tema, ni la mecánica son especialmente frikis, eso si, el juego es un ejercicio de calculo mental (para ver cuantos puntos me llevo con la jugada, cuanto falta para que llegue el barco azul a puerto y si me da tiempo a avanzar el amarillo o mejor recojo ánforas).

4 comentarios:

  1. Genial reseña! Es un juego que me viene llamando la atención mucho tiempo, pero que entre una cosa y otra nunca acaba de entrar en el carrito de la compra.

    Para la próxima me da ya que se viene a vivir conmigo seguro :)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Lethan, ya estás tardando en adquirir esta joyita de Sususmo Kawasaki! Que vergüenza!!!Y a 2 funciona tambien!
    Buena reseña, si señor

    ResponderEliminar
  3. De la forma en que está explicado me parece un poco rollo. Pero lo pones bien, así que tendría que jugarlo para ver qué tal está en realidad.

    ResponderEliminar
  4. El juego no es aburrido en absoluto (si te gustan los juegos de comerciar claro, si no...), a mi las partidas me dejan un sabor de boca al estilo del Jaipur y el Bohanza. Por otro lado, te puedes hacer una versión made in los chinos para probar el juego, con unas cuantas barajas españolas (usando los 1,2 y 3 de cada palo) y pintado el tablero en un papel (eso si, compra el juego si te mola, no seamos cutres).

    ResponderEliminar