viernes, 30 de septiembre de 2011

Jugando a cosicas (XVII). Reseña de Finca

Bienvenidos de nuevo a las reseñas de Dos Maracas de Diez. Hoy, aprovechando que hace poco salieron los finalistas del Juego del Año 2011, vamos con uno de ellos, además uno de los últimos juegos para dos personas que he adquirido (el juego es de 2 a 4, pero ya sabemos los que sufrimos en nuestras carnes la necesidad de jugar en pareja lo difícil que es a veces encontrar juegos que de verdad sean entretenidos para 2).

Finca: Puntuación (7)

Finca es un juego de plantar cebollinos, de temática similar a otros como el Agricola o el Loyang, pero más sencillo (ideal para jugar con los menos frikis). Las partidas son rápidas y el juego funciona perfectamente para cualquier número de jugadores.

Los materiales son buenos, tablero correcto y bien ilustrado y unas buenas fichas de cartón gruesas y manejables. Las piezas de madera son un punto aparte, hay unos peones y unas casas que cumplen correctamente su función, pero con las frutas... ahí se podían haber esmerado un poco más, el corte de las piezas de madera no es demasiado limpio y la pintura también deja algo que desear (sobre todo si tienes el Loyang a mano para comparar, cuyas piezas son de una calidad impecable).

Aquí voy a hacer un inciso. Cuando abrí la caja y mientras ponía los componentes en bolsitas, descubrí que faltaba un peón azul (¡¡¡ARGH!!!... en realidad no es muy grave porque solo se usan todos los peones en el juego a dos, así que puedes coger otro color.... pero como friki de pro que tiene las cajas con el retractilado original, eso no era una opción), mail a Devir y aquí les debo dar otro punto, porque en unos pocos días me mandaron la pieza que faltaba a casa sin coste alguno (la verdad es que da gusto cuando los departamentos de atención al cliente funcionan bien).

Definitivamente, estas frutas no están a la altura del resto de componentes.


Seguimos con la reseña, la distribución del embalaje (con mucho aire como de costumbre y cuatro huecos para poner las bolsas de piezas no me acaba de gustar, tampoco pido que me pongan un tray de plástico para las fichas (bueno, en realidad si que lo pido, pero de momento me conformo con que me quepan los componentes después de enfundarlos), pero un poco más de sitio para que ponga mi cajita de ferretería de los chinos...

En fin, estos son los defectillos que le veo a nivel de presentación (pecata minuta, solo para quisquillosos).

La mecánica del juego es simple y bastante elegante. Cada jugador por turno puede hacer una única acción, recoger vegetales y carros o vender productos (opcionalmente hay cuatro acciones especiales que pueden realizarse una vez por partida en sustitución de las acciones normales, pero básicamente son ventas o recolecciones mejoradas).

Para recoger vegetales, los jugadores mueven sus agricultores por las aspas del molino, recolectado los distintos tipos de verduras y cogiendo carros para hacer el reparto.

Para vender, los jugadores gastan un carro y venden sus verduricas, cambiándolas por las fichas numeradas que hay apiladas en los diferentes pueblos (una vez se agota la pila, asigna una pequeña ficha de bonificación que hay en el pueblo y se coloca una finca de madera para marcar que el pueblo queda agotado).

Aparte de eso hay otras fichas de bonificación que se entregan a los primeros jugadores que consiguen una serie completa de ventas (las fichas de ventas van de 1 a 6 productos, el primer jugador que coge una ficha de cada número se lleva una de las fichas de bonificación).

Visión general del tablero durante el juego, el molino con los agricultores y los carros a la izquierda, sobre el tablero; una finca de madera en un pueblo vacío (rojo), una de las fichas  que se coge cuando vendes (azul), una ficha de bonus de pueblo (verde), y las fichas de bonificación  de series (amarillo) junto  las fichas de acciones especiales del jugador verde.


Una vez se han vaciado un número de fincas (depende del número de jugadores) la partida termina y se suman los puntos de todas las fichas conseguidas pro los jugadores.

Hay una regla curiosa, cuando alguno de los consumibles (frutas o carros) se agota, todos los jugadores deben devolver todas sus existencias de dicho componente a la banca. Esta regla añade un factor de puteo muy satisfactorio.

Como veis no tiene mucho misterio, pero el juego es rápido y entretenido. La estrategia radica en saber controlar cuando se vacían las pilas de los pueblos y adquirir las fichas necesarias para llevarse los bonos y en tratar de chafar las compras del contrincante. Otra de las ventajas del juego es que funciona muy bien para dos jugadores (algo que es muy de agradecer). Mi opinión es que es un juego muy interesante para la colección de cualquier jugón, y un imprescindible para aquellos que buscan de juegos para dos personas que no sean wargames.

STATS
COMPLEJIDAD: 4, al principio parece un poco complicado con tanta ficha, pero ya en la primera partida te das cuenta de que es muuuuy sencillo de manejar.
DIVERSIÓN: 7, si te gustan los juegos de cultivar y los sencillitos, este es tu juego.
FRIKEZ: 3, muy baja, recoger naranjas y almendras y llevarlas a los pueblos, sello Spielberg para toda la familia.

Links de Finca en Board Game Geek y Mesa de Juegos.

Nos vemos la semana que viene, y recordad que poséis seguir el blog en facebook, donde además de anunciar las actualizaciones del blog, aparecen noticias y temas que no tienen cabida aquí.

1 comentario:

  1. Gran reseña!

    Finca es un juego muy puteado por todo el mundo (uno de mis amigos dice que es de los peores que ha probado nunca), pero a mí me parece exactamente lo mismo que a tí. Un juego sencillo, muy sencillo para las partidas con "iniciados" a los juegos de mesa; fácil de entender, rápido de jugar, y con finales apretados.

    Un saludo!

    ResponderEliminar