viernes, 2 de septiembre de 2011

Trasfondos, como crear personajes memorables.

Bueno, hace tiempo que no escribía nada sobre rol y creo que voy a meterme en algo que me parece fundamental para que una partida pase de buena a algo que recuerdas durante años. Los personajes.

El guión, la trama, es algo fundamental, pero si los personajes que la desarrollan no están a la altura...

Hoy voy a dar unos consejillos para que tanto master como jugadores puedan huir de los errores y trampas más comunes (esto es especialmente importante para los jugadores, al fin y al cabo los PNJs se pueden desechar sin muchos problemas).

Como crear un personaje memorable (o al menos algo que la gente recuerde con cariño).

Veamos, eres un jugador, tienes que prepararte el PJ para la próxima campaña. Tienes una vaga idea de que clase de personaje quieres pero te falta todo lo demás.

El 'Concepto'.

Lo primero (antes incluso de tirar los dados) es hacerte una idea de que quieres llevar ¿un mercenario problemático, un ladrón algo sicópata, un mago con deseos de grandeza? Aquí se suele cometer el primer error, pensar en un héroe, el héroe más cachas del reino, el mejor espadachín, ágil, fuerte, inteligente y hábil, bueno en todo y carismático... Vas a tener que tirar los dados, así que seguramente no va a poder ser todo eso, mejor baja un poco y dale un concepto más genérico, solo una pincelada con la que trabajar. Supongamos que me he decidido por un guerrero (es mi primera partida y me han dicho que es lo más fácil de llevar) y quiero que sea algo barriobajero (vi la serie de Roma y me gusto el personaje de Pulo), de momento es suficiente con esto.

Tito Pulo, creo que quiero algo así...


Las 'Tiradas'.

Bueno, dependiendo del sistema que usemos, tiraremos las características o las compraremos asignando puntos. Es fácil asignar las tiradas cuando tienes un motón de resultados altos, lo complicado es hacerlo cuando tu personaje es cuanto menos mediocre. No te preocupes, por lo general los sistemas de juego están bastante testeados, y aunque sin duda, un jugador con mejores tiradas hará las cosas mejor que tú, no será una diferencia tan grande como para convertirte en un inútil que solo puede mirar, ya encontrarás al forma de sacar ventaja de las situaciones.

Vamos a ir trabajando con un ejemplo de D&D (por supuesto extrapolable a cualquier otro tipo de juego), tenemos las siguientes tiradas (6 caracteristicas entre 3 y 18): 16, 14, 13, 10, 10, 7

Si quisiera optimizar haría caso al libro y asignaría las tiradas en orden descendente a, Fuerza, Constitución y Agilidad para pegar lo mejor posible, Inteligencia y Sabiduría para no tener penalizadores a las Tiradas de Salvación y por último el Carisma que total no vale para nada... Felicidades, llevas a Guerrero14567, una copia más del guerrero que se hace todo el mundo desde los inicios de los juegos de rol, nadie recordará a ese personaje, jamás.

Aquí es donde empieza la labor de darle personalidad al PJ, por un momento olvídate de optimizar tus puntuaciones. Sigo queriendo un guerrero, pero decido darle una vuelta, va a ser un tipo gordo, muy gordo, torpe y muy alegre. El tío con el que te encantaría irte a tomar unas cervezas y que se sabe un montón de canciones guarras para cantar en las tabernas. Ok, le asignaré las tiradas en orden a Constitución, Carisma, Fuerza, Inteligencia, Sabiduría y Destreza. El típico personaje gordo y gracioso que aparece en los comics y los libros como compañero del héroe, sin duda será algo más original que Guerrero14567, vamos por el buen camino.

Cambio de planes, algo como Volstagg, el compañero de Thor, podría ser más divertido.


El Nombre.

Vale, párate. Muchos jugadores deciden dejar el nombre para el final. Error. El nombre define al personaje y es una parte fundamental, el guardia Taps parece un tipo desaliñado, el uniforme le viene grande y casi parece sacado de una novela del mundodisco, por contra el guardia Altherion mide 1,90, viste una armadura brillante e impoluta y parece capaz de matar a una docena de contrincantes con su brillante alabarda.

Esta parte es importantísima, y casi necesitaría un post propio, pero a ver que podemos sacar.

Localiza el nombre. Aunque aun no tenemos el trasfondo del PJ, podemos sacar una par de detalles ahora, el más importante ¿de donde es? Si tu personaje es un bárbaro vikingo, no puede llamarse Giaccomo, averigua de donde quieres que venga y dale un nombre que suene a eso. Nuestro gordo guerrero va a ser un mercenario germano, así que buscaré un nombre que suene a alemán (internet es magnífico para estas cosas), me gustan Volker y Udo, pero Volker me suena como si fuera noble así que me quedaré con Udo.

Cosas que nunca hay que hacer cuando se elige un nombre.

Ponerle el nombre de un personaje famoso, de algún comic, serie o libro, el nombre de un actor, etc.... Elric, Conan, Zoro, Goku, Chuck Norris. (es algo muy cutre, además tu personaje no es Conan, es un tipo chungo que quiere ser Conan... mal comienzo para ser memorable...).

Ponerle un nombre graciosillo o estúpido... que tu enano se llame 'chupahuevos' puede ser gracioso al principio, pero si estás jugando una campaña, el chiste dejará de ser gracioso después de 10 o 12 partidas... ¿y ahora que? tu personaje estupendo, épico y poderoso se llama Metira Unpedo. Si quieres que tu personaje sea algo serio y chulo, búscale un nombre serio y chulo.

Ponerle un nombre impronunciable (esto es un consejo publicitario, si quieres que la gente recuerde tu producto, debes darles un nombre fácil de recordar y pronunciar)... tu altivo arquero elfo Alefaltharantas, será conocido por tus compañeros como Abre-fantas, Elefantes, Le Faltas... etc., etc. Hubiera sido mucho mejor llamarlo Adriel, también suena élfico y da para menos chistes.

El Trasfondo.

Ahora si, vamos a darle color a nuestro PJ, a darle una vida pasada, unos gustos e intereses. Esto es lo que, sobre todo lo demás, va a definir a nuestro PJ, le dará las pautas de comportamiento y definirá que y como es (mucho más que las características).

¿La regla de oro?, huye de los estereotipos. Mi personaje era hijo de un noble (Puaj..) pero toda su familia fue asesinada por un noble rival (Blreep...) y aunque el no recuerda nada porque era muy pequeño cuando ocurrió, tiene una marca de nacimiento y la espada de su padre... (Prrrrrrrrrtttt!!!), en serio, hazte guionista de Los Serrano. A ver, el mundo está lleno de huérfanos vengativos, príncipes secretos y magos elegidos... trata de ser algo original, deja a tu familia viva (ya se te ocurrirá un motivo para justificar tus aventuras).

...tu el bárbaro, tu el arquero, acróbata, magos..., serán épicos, pero están más vistos que un elfo de Llanowar.


Vamos con nuestro ejemplo. Udo es un mercenario germano, o tal vez un pirata vikingo, está casado con Lotha una mujer de grandes pechos y generosas curvas, madre de 6 hijos, Eta, Pequeño Udo, Gunther, Vol, Franz y Gila. Con tantas bocas que alimentar, el trabajo de Udo como guardia de la taberna no era suficiente. Un día, después de haber oído una y otra vez las historias de los aventureros que pasaban por la taberna sobre tesoros, aventuras y sobre todo tesoros, Udo decidió que se haría rico como aventurero, su mujer lloró largo y tendido y le acuso de querer engañarla con mozas más jóvenes de otros lugares (algo que Udo no había pensado hasta el momento, pero quien sabe...).

Bien, con esto vamos hilando la personalidad de nuestro PJ, que le mueve y que cosas está dispuesto a hacer. Udo busca riquezas, no le importa demasiado el como conseguirlas, así que posiblemente le parezca bien robar las estatuilla de oro del templo de Hat. Por otro lado no es un tipo especialmente violento, así que lo de violar, asesinar y saquear no será de su agrado. Tampoco es especialmente heroico, quiere oro para mantener a su creciente familia (de hecho tras la visita a casa después de su útlima aventura espera el séptimo hijo de su mujer) pero no tiene interés alguno en arriesgar la vida en misiones suicidas de alto riesgo (por muy elevado que sea el premio).

No trates de ser el centro de atención del universo, la partida va de tu PJ y de 3 o 4 más. Deja de lado conceptos como 'el mejor', 'el más', etc.. Haz que tu personaje sea alguien normal y corriente y luego dale pinceladas que lo distingan de los demás por algo más recordable que ser 'el mejor espadachín del reino' o ser 'el mago más prometedor de la escuela...'.

Busca que objetivos tiene tu personaje, que quiere y que lo mueve a jugarse la vida. Ten en cuenta que 'quiero oro' no es un motivo para alguien que no sea enano para hacer nada, querrás ser un famoso caballero de justas o recuperar el negocio familiar, tal vez crear un hechizo que te haga famoso en los círculo de eruditos o cartografiar el mundo entero. Sea lo que sea, de nuevo trata de ser original, dale matices a tu búsqueda más allá de quiero ser rico. Nuestro personaje, Udo, sueña con ser un mercader acomodado, comprarse una bonita villa en el Sur y tener media docena de barcos a su servicio, quizás junto a una pequeña pero elegante posada para mantenerse ocupado cuando el negocio pase a manos de Pequeño Udo.

El diablo está en los detalles.

¿Sabes que hará que Udo sea un personaje recordado por los demás jugadores? Que sea capaz de hacer un buen estofado con cualquier cosa que corre, vuele o repte, y eso será mucho más llamativo y personal que el que tenga una docena de espadas vorpalinas +20, así que compraré los talentos o habilidades de cocinero y las subiré todo lo que pueda (sacrificando si hace falta cosas como buscar, supervivencia o nadar, recuerda que quieres un personaje original, no la maquina perfecta de cazar PXs). Debes darle a tu personaje habilidades y gustos mundanos que le hagan especial, tal vez le encante cocinar, o se levante siempre temprano para hacer ejercicio o quizás use expresiones marineras en todo momento, incluso cuando no vienen a cuento. Quizás sea supersticioso y tenga alguna manía rara, como no usar armas de filo los miércoles. Dale unas cuantas pinceladas (sin abusar, tampoco conviertas tu personaje en un monstruo de feria o le pongas manías que molesten a los demás jugadores o resulten cansinas por repetición).

Soy Iñigo Montoya, tu mataste a mi padre. Prepárate a morir... esto es un personaje memorable y solo necesita una frase y un bigotillo ridículo.


Bueno, pues esto es todo, para hacer un PNJ se sigue un proceso similar, solo que más simplificado.

Vamos a resumir.

1. Piensa que te gustaría jugar.
2. Dale un nombre.
3. Busca una historia para el pasado de tu personaje. Que sea original (evita los tópicos).
4. Define los objetivos de tu personaje. ¿Qué lo mueve?¿Donde querría estar dentro de 20 años?
5. Dale algunos detalles que lo diferencien del resto (algo que sea interpretable, una coletilla, una manía).

Espero que os guste, y sobre todo, que a alguien le pueda ser de ayuda. Hasta la próxima semana (y recordad que podéis seguir las actualizaciones del blog, cómodamente, desde la página de facebook)

14 comentarios:

  1. Tienes toda la razón, muchas veces nos dejamos llevar por la optimización y se nos va todo el caracter del personaje...a mí tu Udo me recuerda al compañero del escorpión, un comic genial que recomiendo http://www.le-scorpion.com/index.php

    ResponderEliminar
  2. Sólo una cosa, si te gusta el heavy metal, Udo es un nombre MUY famoso xDDDD

    ResponderEliminar
  3. Apoyo todos los consejos de este artículo y lo he disfrutado bastante.

    ¿Puedo hacer un freestyle?

    Niños, si vuestras partidas van a ser sólo dungeon crawlings, está bien que optimicéis vuestros personajes.

    ResponderEliminar
  4. Gran post, y que buenos recuerdos que me ha traído!

    Hace mucho que no juego al rol, y de hecho tuve que dejar de jugar cuando empecé la facultad y se disolvió el grupo de instituto. Lo intente con otros grupos, pero en todos primaba optimizar los personajes, y ganar tesoros, y ser el macho machote más fuerte del barrio.

    Nada que ver con aquel picaruelo elfo que lleve durante dos años seguidos de partidas todas las semanas, que corría a esconderse en cuanto había follón :)

    Un saludo, y gracias por los recuerdos! :)

    ResponderEliminar
  5. Gran post compañero umbriano, yo tengo la mania de abusar de los topicos y de querer optimizar el personaje, y tienes razón, puedes tener el personaje mas acojonante de la historia pero pasara por la partida sin pena ni gloria.
    Gracias por los consejos.

    ResponderEliminar
  6. Una reseña excelente sobre la creación de personajes. Con un poco de esfuerzo se pueden conseguir PJs interesantes y con los que da gusto jugar.

    ResponderEliminar
  7. Genial post, me ha encantado! :)
    Me recuerda que sin quererlo, uno de los PJs que más recuerdo es uno de una campaña de Firefly, un cowboy cuarentón traumatizado por la invasión de los Reavers a su pueblo. Quizá lo de traumatizado suena muy tópico, pero lo divertido era que se inventaba los recuerdos que tenía sobre su mujer, y cada vez que hablaba de ella le daba un nombre distinto y comentaba una anécdota completamente distinta a la anterior. Esto divirtió mucho tanto a mí como a los otros jugadores a lo largo de la campaña y ha hecho que lo recuerde con cariño.

    ResponderEliminar
  8. Estoy completamente de acuerdo.

    Recuerdo personajes míticos de mis hermanos y amigos y mías de partidas de ¡hace 20 años!, buf, como pasa el tiempo.

    Alexander Wolt, hechicero humano conocido por hacer un diario durante sus aventuras y entrevistar a sus compañeros durante las mismas. Diario que podía convertirse en elemento de trama si un PNJ lo robaba y averiguaba algunas ubicaciones secretas o datos de interés. Así como útil para usarlo de coartada si te acusaban falsamente de algo.

    Kalangón el bardo. conocido por sus malas canciones, por arruinar un romance y por ser como una piedra en el zapato. Algo del estilo del bardo de asterix y obelix aunque al final demostró ser más útil de lo que parecía.

    Kliyer el soldado mujeriego, encantador con las espadas y mortal con las damas ¿o era al revés?. Era igual de malo en ambas cosas e igual de peligroso para sus propios compañeros.

    Nordal el ladrón. Nordal leído al revés es ladrón... cutre pero acaba gustándote el nombre. Especialista en caerse de los tejados y en no saber esconderse...

    Lo mismo pasa con los PNJs, se les puede dar vidilla poniéndoles un tic nervioso en el ojo del gnomo mercader, una pierna menos al herrero, etc.

    Si tus jugadores son powergamers seguramente habrán ignorado atributos como el carisma, que si no es principal de su profesión "no vale para nada", así como cualquier habilidad social.

    Deja que se den cuenta de su error contratando en la taberna (típico :P) al mejor espadachín del reino que cobra un ojo de la cara y resulta ser un bravucón cobarde que apenas saber luchar (bien roleado). Total, los jugadores no se van a dar cuenta hasta que sea demasiado tarde ya que tienen menos empatía que una piedra.

    O ponle a un PNJ un colgante llamativo (pero que en realidad no vale para nada) y tendrás al ladrón del grupo obsesionado con robarlo... con lo fácil que es ponerse puntos en tasación y habilidades parecidas :P

    Con el equipo pasa un tanto de lo mismo. Hay masters que les falta poner en la aventura calconcillos +3 de protección... con lo jugosa que son las partidas donde apenas hay armas para todo el grupo, y las que hay son normales tirando a malas y además lo mismo no son las que saben usar... y sin apenas dinero para comprar equipo. Descubrirás el valor que le dan a una simple daga ;)

    De todos modos las partidas depende mucho de la edad con la que se juegue. Los personajes que comento al inicio se jugaban con gente de 15-17 años y demasiado bien parados salían para ser las primeras partidas que se jugaban ;D

    ResponderEliminar
  9. Je, muy bueno el post... pero precisamente por esos carcateres tuve problemas cuando jugaba a rol.... como todo el mundo buscaba ser el megamocinquetodolopuedeytodolomata..... pues personajes con algo de historia, pero que iban en la linea de esta entrada no tenian cabida.... :)

    ResponderEliminar
  10. Chabón, justo en el caso de D&D, te equivocás fiero. No sé si sabías, pero por desición de diseño, algunas clases son peores estadísticamente que otras; los diseñadores querían que los que identificaran las clases y/o estudiaran las reglas tuvieran una gran ventaja a la hora de crear personajes. Por lo tanto, no usar PJs maximizados, o ponerle mucho Carisma o Cocinar sin que pienses que eso va a ser útil en la aventura/campaña... la verdad no vale la pena. Ojo, podés hablarlo con el Máster y decirle "quiero tener est y esto otro, sería genial si incluís situaciones donde eso sea importante". Ahí sí, joya, hacé lo qeu te parezca.

    Y, por otro lado, no está mal usar los tópicos; es tan malo abusar de ellos como huírles por completo. Mejor agarrar los tópicos y retorcerlos... tipo "Maté a mi familia. No me caían bien". O "Soy el estudiante más prometedor, y por eso no tengo amigos; mi motivación para salir de aventuras es que ustedes son lo más cercano a un amigo que tengo". O "Soy un noble cuya familia murió, y tengo la espada de mi padre... y todo el mundo querría matarme si supiera quién soy, porque mi familia era traidora al rey/dios".

    Por último, a veces el nombre es lo que menos importa. O quizá convenga ponerle un nombre que no tenga nada que ver con el PJ, así causa impacto y es más recordado... con el tiempo, todos asociarán ese nombre a tu PJ.

    Va, son mis puntos de vista. Depende mucho del juego que jueges (no veo ni de chiste este mismo PJ en una partida de Cthulhu, ni en Pendragón, ni en Apocalipse World, ni en Leyenda de los 5 Anillos, ni en muchos otros juegos). Y de con quién juegues. Yo siempre quice jugar un paladín trágico, pero en una de mis mesas todos prefieren jugar PJs caóticos, malignos, y/o en joda. Evidentemente con ellos no puedo jugar un PJ así.

    Una última cosa: hay gente que aún no ha matado su primer dragón, ;).

    ResponderEliminar
  11. Jajaja que bueno. Buenos consejos, los usaré. Me gustó lo de abre-fantas XDXDXD

    ResponderEliminar
  12. Eso díselo a mi colega "el engranaje" que sólo se hace kits perfectos... Pero bien por tu idea ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena forma de reeducar a los jugadores en ese aspecto es ir incorporando a la partida recompensas por trama, cosas que los personajes ganan más allá de su subida de nivel y los tesoros saqueados.

      Seguidores, cargos de poder que les otorguen beneficios, relaciones. Eso hace que los personajes se decanten poco a poco hacia la interpretación y el 'roleo' y se alejen un poco de las partidas 'tácticas' que es donde este tipo de jugadores se mueve en su salsa y para lo que están preparados.

      Eliminar
  13. me ha ayudado un monton muchas gracias!
    "deja que tu familia viva" eso me ha llegado.

    ResponderEliminar