domingo, 5 de febrero de 2012

Jugando a cosicas (XX). Reseña de Dixit

Hola a todos, una semana más volvemos a las prisas y posteamos el domingo. Esta semana vamos a dar un paseo por uno de los juegos que más me sorprendió tras adquirirlo, y de los que más éxito ha tenido entre frikis y no frikis.

Dixit: Puntuación (9)

Dixit es un party game raro de la leche, de esos que te bajas las reglas para ver de que van y acabas con cara de haber visto un olifante ¿de qué carajo va esto?, luego buscas cosas en internet, y algún video que explique cómo se juega y entonces dices ¡ah, coño... así! Y si eres uno de esos compradores facilones a los que se llega con la presentación y los dibujitos, corres como un loco para hacerte con tu Dixit.

Luego llega el momento de la verdad, lo sacas a la mesa y todo tu grupo de jugadores te mira con cara de 'a ver qué mierda ha comprado este y porque los peones son conejitos...' Pero tranquilo, porque después de probarlo con todo tipo de grupos, el 100% de los casos acaba encantado con el juego. Así que si estás dudando de si a tu grupo le gustará o no, no te preocupes, el Dixit es un acierto seguro (casi parece que lleve comisión).

Por si alguien aun no sabe de qué va el laureado juego (se llevó todo lo ganable entre el 2009 y el 2010), vamos a dar una breve explicación.

Dixit es un juego de adivinar cómo piensan el grupo de descerebrados que te rodea. El juego consiste básicamente en un mazo de cartas ilustradas de forma realmente bonita, con un aire a los dibujos de El Principito (con un tema de fantasía surrealista).

Estas son algunas de las cartas del juego  (imagen BGG).


Cada jugador tiene 6 cartas en su mano, en cada turno el narrador (jugador inicial), elige una de sus cartas y dice una frase, palabra, sonido o lo que quiera (una pista para que los demás adivinen su carta) y la coloca boca abajo en el centro de la mesa, después cada jugador busca entre sus cartas una que se ajuste a la pista que el narrador ha dado y la coloca también boca abajo junto a la del narrador (para tratar de engañar al resto de jugadores). Entonces el narrador baraja las cartas y les da la vuelta. Ahora cada jugador vota en secreto tratando de adivinar qué carta es la que puso el narrador (el narrador evidentemente, no vota).

Los jugadores ganan puntos por acertar la carta del narrador y por cada oponente que votó por la carta que él colocó. El narrador, se lleva puntos solo si algunos aciertan y otros fallan, si todos aciertan o todos fallan, el narrador no gana ningún punto. Y ahí está la gracia, porque la pista que das como narrador no puede ser muy evidente, ni demasiado difícil. Después cada jugador roba una nueva carta y el narrador pasa al siguiente jugador.

Con esta mano, el narrador piensa primero en usar la carta del ciervo y dar como pista 'Nuestra es la furia', pero después piensa que su grupo es muy friki y todos van a acertarla, se decide entonces por la carta del pueblo con el cielo roto y dice '24 horas al día', una referencia a la película del 'Show de Truman' que espera se le escape a algunos.


El juego desemboca rápidamente en situaciones divertidas, cuando los jugadores empiezan a aplicar demasiado pensamiento lateral y las pistas se vuelven más y más abstractas, rematándose con las explicaciones del furibundo narrador, que no entiende porque nadie ha asociado su pista 'ovejitas' con Carmen Sevilla con las Campanadas de Año Nuevo y de ahí  a su carta donde salen una especie de uvas con ojos...

Esta es la cara que se te queda cuando el narrador dice 'La ira de los dioses' y tu tienes un conejo bailando, una señora tocando la flauta, un prado de margaritas y una especie de caracol trepando por la nariz de un elefante...


Aunque el juego merece todos los laureles del mundo, es el típico juego al que le sobra caja por todas partes, si te lo tienes que llevar de paseo, basta con que cojas las cartas y las fichas y lleves la puntuación en una hoja de papel.

Le doy la vuelta al tray cuando voy de viaje y caben, la ampliación, el Jaipur, el Black stories y el Hive.


Y poco más cabe decir de este estupendo juego, quizás la única advertencia es que el número de jugadores es delicado, por debajo de 4 el juego no es divertido (normal para un party game por otro lado) y por encima de 8 (con la ampliación de Dixit Odyssey) se hace demasiado caótico y pierde agilidad y frescura. Para mi gusto el ideal se sitúa entre 5-7 jugadores.

STATS
COMPLEJIDAD: 2, es un party game, empieza con un por ejemplo y en 2 minutos todo el mundo sabe jugar.
DIVERSIÓN: 9, divertido, sin paliativos, y además es rápido, uno de los mejores party games que tengo.
FRIKEZ: 2, nula, puedes jugar con tus padres, con los amigos del trabajo o con tu grupo de mataorcos de D&D.

Links de Dixit en Board Game Geek y Mesa de Juegos.

Esto todo por hoy, nos vemos la semana que viene y recordad que podéis seguir el blog en facebook, o en Google+, y en twitter como 2maracasD10.

7 comentarios:

  1. SI pero tiene un defecto, si siempre juegas con los mismos (pxjemplo la familia), las cartas van cogiendo "etiquetas" y luego si aparece un nuevo jugador (amigos) se pueden dar muchas pistas a todos los habituales, no se si me entendéis....

    ResponderEliminar
  2. Hola. Buena reseña.
    Si os interesa aquí podéis encontrar dos variantes de las reglas para jugar en pareja. No es lo mismo que jugar 6 personas, pero se puede probar:
    http://mividaapartes.blogspot.com/2011/10/variantes-del-dixit-para-dos-jugadores.html

    ResponderEliminar
  3. Hum... interesantes ambas dos, tendre que probarlas.

    ResponderEliminar
  4. Fue uno de los primeros juegos que jugué con mi actual grupo de mesa. La verdad es que resulta curioso, sobre todo por las imágenes, y la cantidad de veces que puedes desvariar con la misma carta. Me gusta especialmente este juego, a ver si logro conseguirlo.

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  5. Es un juego que está genial siempre y cuando la gente este imaginativa y dispuesta a pasarlo bien por que si no se queda un poco triste.

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias por la reseña :) Muy acertado eso que comentas que no se necesitan tantas figuritas ni contadores, se puede ir anotando los puntos en una hoja y el que llegue a 30 que gane. Eso me anima a comprar alguna expansión donde sólo vienen las cartas, que por otra banda son más baratas y ocupan menos espacio. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Buena reseña, aunque estoy de acuerdo con David, aunque no deja de ser un buen juego por ello. Para mi también es uno de mis mejores juegos, a pesar de ser un partygame, nunca me cansaré de él

    Saludos des de ReKoJeJoKeR :)

    ResponderEliminar