viernes, 30 de marzo de 2012

Desde Rusia con amor



Hola a todos, por fin he vuelto de mis merecidas vacaciones y con las pilas cargadas para volver con el blog. Aunque no es la línea habitual, no quiero dejar pasar la oportunidad de escribir sobre el universo lúdico de Moscú (y así publico algo, que aún voy con jet lag).

No voy a extenderme en el interés turístico de Moscú, es un viaje obligatorio y alucinante (y caro de cojones como te descuides un pelo). Todo muy bonito, bla, bla, museos, bla, bla, monumentos... pero claro, cuando uno es friki adquiere una serie de costumbres (aunque la familia y la novia lo llamen manías y 'tú no estás bien'), una de las mías es comprar dados de rol allí donde voy (no es una locura, si tienes que pasar una tirada de supervivencia en un mundo helado, unos dados comprados en Rusia tienen que funcionar mucho mejor... lo sabe todo el mundo) y también me gusta llevarme algún juego local para casa.

Así que ni corto ni perezoso, busco en internet y anoto en el plano de viaje las tiendas que quiero visitar (a mi novia le digo que solo las marco por si pasamos cerca mientras vemos museos, Engañar DC 15 +15 por ser una mentira usada anteriormente). Para eso, debo decir que el Localizador de Tiendas y Eventos de Wizards es una ayuda estupenda (si venden D&D y Magic, seguro que hay de todo), luego un paseo por los foros de la BGG y la BSK también ayuda.



Ya entrados en faena, en Moscú me costó dios y ayuda encontrar las tiendas. La primera incursión fue en una de las más céntricas (por aquello de tener unos bonos a la tirada de Engañar/Diplomacia) y lo que vi fue una librería tipo Casa del Libro, con mucho libro friki, pero nada de juegos, dados... primer fracaso.

El segundo intento fue en una galería comercial especializada en niños, en la cual, según los foros de la BGG, podía encontrarse gran cantidad de material de juegos de tablero, etc. Además estaba en un sitio super-céntrico (la plaza Lubyanka, junto a la Plaza Roja y el Bolsoi)... fracaso. El edificio estaba en obras de reforma, cubierto de lonas con publicidad del centro comercial (tal vez el siguiente que viaje tenga más suerte).

Pero no desfallecí, y por fin a la tercera conseguí mi objetivo. Encontrar una tienda friki en Moscú. Pero no fue fácil, la tienda en cuestión (más bien club/tienda) no es que fuera difícil de encontrar, es que era un escondite de la resistencia (estuve a punto de decirles que habían ganado la guerra y los nazis ya no existían...). Pero para aquellos que no me crean, les dejo una foto (de Google mapas, con la emoción se me olvidó hacerle una foto a la tienda y no conseguí convencer a mi novia de volver para hacer la foto, de hecho tuve que hacer una TS contra ataque de mirada). Vale, esta es la tienda 'PORTAL'....



¿No la ves?... espera que amplio.



¿Ahora?... vale, voy a poner los volúmenes.



En efecto, un cobertizo que cubre unas escaleras de sótano (cuando yo fui, el cobertizo en cuestión estaba cubierto de chapa ondulada, para darle un aspecto aún más atractivo), sin ningún cartel, ni nada que indique que ahí puede haber algo más que la morada de un descuartizador de adolescentes. Luego, si te acercabas podías ver en la puerta un folio pegado con celo (no es coña) con la palabra Portal (escrito en cirílico por supuesto, algo como esto портал), tras reunir el valor necesario, abres la puerta y te recibe una acogedora escalera oscura que baja hasta otra puerta metálica sin indicativos de ninguna clase... y entonces abres la última puerta y...

Tu nariz te dice - Si, aquí es - y entras confiado en la tienda/club y descubres que ese aire deben de comprarlo en algún sitio para rellenar las tiendas y clubs de rol, porque huele igual en todas las partes del mundo...

La tienda es diminuta, apenas un mostrador y un par de vitrinas, pero suficiente para tener algunos dados (costumbre chequeada) y unos cuantos juegos de tablero y algunas copias del Pathfinder. Con mi perfecto dominio del ruso, le pregunté por algún juego ruso que no fuera dependiente del idioma y el chico me recomendó dos de ellos que se habían publicado en inglés (y a la saca, segunda costumbre satisfecha).

Uno de los últimos días nos acercamos a buscar otra tienda (una que se llamaba Mage Tower), pero fuimos incapaces de encontrarla. Lo que si vi, de casualidad, fue una tienda de cine en la que vendían algunos juegos de mesa (party games sobre todo).

Bueno, aquí os dejo las direcciones de las dos tiendas donde pude comprar (por si alguien tiene que hacer su peregrinaje comunista próximamente).

- Portal: Serpukhovskiy val 18/30 (aquí compre un par de juegos rusos y unos dados).

- Mir Kino: Maroseyka Ul. 8.  Esta es la tienda de cine dónde tenían algunos juegos como; munchkin, jungle speed, una especie de copia pirata del Dixit llamado Pandora, algunos juegos de lata tipo hanabi, en general party games.

Y por último, y a la espera de probar los juegos y reseñarlos como dios manda, voy a dejar una foto y unas primeras impresiones de mis nuevas adquisiciones, Evolution the Origin of Species y Potion-Making Practice.

Lo primero que sorprende es el precio (ya os dije que Moscú es caro), el Evolution me costó unos 20 eurazos y el Potion Making unos 15 (que es carísimo viendo la calidad de los materiales de los susodichos).

La caja en formato estuche deslizante es bastante chunga, con un diseño y arte que hace justicia al interior, una baraja monda y lironda en una bolsa zip (nada de retractilar) y una bolsita con fichas (en el Potion Making se lo curran con unos peones de plástico y dos hojas de puntuaciones...).

Las cartas son de una calidad aceptable (aunque nada del otro mundo), y las ilustraciones... Dios... son muy cutres. El Potion Making tiene las cartas con mucho colorido, pero unas ilustraciones horribles y totalmente amateur. El Evolution por otro lado, ha optado por unos dibujos de silueta a un solo color que aun siendo muy chungas, dejan un regustillo a los juegos vintage de AH que no está mal.

Bueno, luego llega el enfundado y descubrir que el diseñador ni siquiera se ha molestado en usar uno de los 36 formatos de funda que hay en el mercado, haciendo unas cartas de 61x90 que quedan 2mm más largas que las fundas USA Standar y que te obligan a usa Magnum Copper, que además de más caras son mucho más grandes.



En resumen, una relación calidad/precio muy soviética (como la comida de allí), que espero se vea compensada por la calidad de los juegos (lo cierto es que tras leer las reglas, parecen prometer, ya veremos).

Bueno chicos, esto es todo por hoy. Nos vemos la semana que viene, recordad como siempre que facebook, Google+ y twitter son estupendos para seguir el blog y otras noticias del mundillo.

Do Svidanya.

5 comentarios:

  1. ¿Porque no nos haces una reseña de tus experiencias lúdicas en Moscú en el programa de radio Ojo al dado? Nos parece super interesante el tema

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, la verdad... Venga, venga reseñita al canto de juegos rusos xD
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Algo conozco de las calidades en los materiales de los juegos rusos.

    Y muy parecida experiencia tuve yo en Minsk. La mejor tienda la encontre en el mercado que organizan en torno al estadio de futbol en lo que para nosotros sería un mercadillo

    ResponderEliminar
  4. si te parece bien miro una fecha y te digo... y una reseña a ese juego de especies y evolución también molaría jajajaja

    ResponderEliminar