domingo, 30 de septiembre de 2012

Jugando a cosicas (XXVIII). Reseña de Ivanhoe.

Hola a todos de nuevo, seguimos esta semana con la serie de reseñas dedicadas a juegos de GMT, y además con otro juego de Reiner Knizia. Si hace un par de semanas reseñábamos el Battle Line, hoy le toca el turno a Ivanhoe, un juego de justas medievales, princesas y caballeros.

Ivanhoe: Puntuación (7)

Ivanhoe es un juego de cartas de ambientación medieval, sencillo, rápido, bastante abstracto (igual que el Battle Line), pero con el tema bien pegado.

El juego consiste en una baraja de cartas (de muchas cartas, 110 para ser exactos), compuesto por 5 palos de colores (verde, amarillo, azul, rojo y morado), 1 palo blanco (comodines) y 20 cartas especiales que modifican el juego de un modo u otro, vemos de nuevo la misma idea del Battle Line, añadir cartas que introduzcan algo de incertidumbre al juego más allá de llevar la cuenta de cuantos 5 azules han salido.

¿Recordáis que el Battle Line era un rediseño de un juego anterior del propio Knizia?, pues con este pasa lo mismo. El Attacke, también de Reiner Knizia, es un juego del 93 que al igual que en el caso del Battle Line, se le añade un mazo de cartas especiales para darle algo de vidilla a las partidas (aquí el tema se mantuvo).

Anécdotas aparte, el juego es bastante sencillo, el jugador inicial empieza la mano jugando una o más cartas del color que quiera, definiendo así el color a que se jugará esa ronda. El resto de jugadores por turno, deben jugar cartas de ese mismo color (o comodines blancos), siempre superando el valor en cartas del último jugador. Si no puede hacerlo, se retira. El juego sigue hasta que solo queda un jugador en pie, que gana la mano y se lleva un marcador del color correspondiente. El objetivo del juego es ganar una mano de cada uno de los 5 colores o palos.

Ivanhoe para adultos... que no malpensaos, partida veraniega en Almería, en bañador y con cervecita.


Parte de la gracia está en que cada ronda se roba una única carta, pero para ganar una mano hacen falta bastantes más, con lo se añade un puntito de gestión de recursos. Debiendo saber, cuando retirarse y ahorrar cartas, cuando apretar o cuando echarse un farol para que el otro jugador se raje.

El tema está bastante bien pegado, cada color representa un tipo de arma (hacha, maza, espada, lanza y combate sin armas...) que representa los diferentes tipos de justa que se juegan. Los jugadores (caballeros) compiten por llevarse premios del torneo y ganará el caballero que consiga una victoria en todas las categorías. Los jugadores van sumando puntos a su jugada en el color (arma) en que se compite en ese momento y cortesanos y doncellas (los comodines blancos) les animan desde las gradas.

Las cartas especiales, añaden el último toque de color, alterando las reglas y añadiendo un factor imprevisible que puede girar la ronda en el último momento. Las cartas cambian las armas (el color al que se juega la ronda), afecta a los jugadores (robándoles cartas o eliminándolas) o protegen tu jugada de las cartas especiales de otros jugadores... en general unos cuantos efectos interesante que añaden algo de complejidad al juego y lo hacen mucho más interesante.

Algunas de las cartas especiales que permiten eliminar cartas de otros jugadores (foto BGG).


Como punto negativo, que siempre hay alguno, al igual que pasaba con el Battle Line, la caja es demasiado grande para guardar cien cartas y unas fichas de colores, pero parece el formato estándar de caja pequeña para GMT. Remediable sin problemas con cualquiera de las soluciones de almacenaje para juegos de cartas tipo Magic.

Todos agradeceríamos una caja la mitad de grande.


En resumen, un gran juego, rápido de jugar y fácil de dominar, que puede jugarse con cualquiera dada la sencillez de las reglas. Te gustará, si eres de los que puede disfrutar de una partida de cartas clásica a la brisca o el tute.

STATS
COMPLEJIDAD: 2, es como jugar al tute con cartas especiales.
DIVERSIÓN: 6, entretenido, sin pretensiones y eficaz para llenar media hora después de cenar con amigos.
FRIKEZ: 1, la temática es cercana y las reglas no son más complicadas que las de cualquier juego de cartas clásico.

Links de Ivanhoe en Board Game Geek y Mesa de Juegos.

Nos vemos la semana que viene, y no olvidéis seguir el blog en facebook, o en Google+, y en twitter como 2maracasD10.

3 comentarios:

  1. Por tema y grafismo me gusta más que BattleLine, lo tendre que probar algún día, eso sí, la caja parece igual de bien optimizada que en el BattleLine.
    Te añado a mi Blogroll! ^^

    ResponderEliminar
  2. Buenas.
    Un juego de cartas que me encanta, comparable al Condottiere.
    La unica pega ( si la tiene ) es que la explicacion de los "poderes" de las cartas especiales viene en ingles.Facilmente solucionable con un simple folio con la descripcion de las habilidades de las mismas.
    Mi nota seria un 8,5/10.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola a los dos.

    Últimamente me estoy fijando en este tipo de juegos. No dejan de ser juegos de naipes más o menos 'normales' con un tema pegado, pero lo cierto es que con un par de detalles se consiguen cosas muy entretenidas. Una prueba más de que un buen juego no necesita cientos de componentes (aunque nos encanten).

    ResponderEliminar