sábado, 17 de noviembre de 2012

MbDM (XIX). Atrezo para tus partidas.

Atrezo: Conjunto de objetos y enseres que se emplean en un escenario teatral o cinematográfico.

Hola a todos, una semana más seguimos con los juegos de rol. Esta semana vamos a hablar de atrezo, cuando usarlo, como usarlo y porqué (ya toqué este tema de refilón en una entrada dedicada a las partidas de misterio, pero hoy vamos a darle cuerpo).
¿De verdad necesito atrezo para mis partidas? La respuesta es, rotundamente NO. Durante muchos años se ha jugado a rol con un papel, un lápiz y unos dados, y nos lo hemos pasado genial sin figuritas, maquetas, disfraces, etc...

Por otra parte el atrezo ayuda a que las partidas sean más inmersivas, así que si tienes tiempo y algo de dinero para gastar (tampoco hace falta una fortuna), puedes hacer que la experiencia de tus jugadores mejore tremendamente.

Tipos de atrezo.

Existen muchas formas de darle colorcillo a una partida, por un lado está el atrezo de entorno, este en general no tiene que ver con la partida en sí, sino con la temática. Se trata de decorar un poco la partida. ¿De qué estará hablando este tío os preguntaréis? Os pongo unos ejemplos. Una partida de terror o ambientación oscura (tipo Cthulhu, WHFRPG, Ravenloft, Vampiro), puede ganar algunos puntos con algo de decoración de tipo Halloween (unas telarañas por aquí, algunos velones en las esquinas, una máquina de humo si os la podéis permitir o sois de montar muchas fiestas en casa...). Disfrazar a los jugadores puede hacer divertida una partida, no hace falta un cosplay, para una partida de con soldados (WWII o guardia imperial) basta un gorro o casco que puede conseguirse por menos de 2 euros en una tienda de disfraces, solo con eso ya conseguirás que la mesa se vea diferente, una partida machaca puede alegrarse si les das a tus jugadores unas armas de gomaespuma (olvídate de que la partida tome un cariz serio y asegúrate de que todo el día va a consistir en matar monstruos). Por último un poco de iluminación (lámpara de aceite, velas, focos estroboscópicos los que puedan hacerse con unos...), algo de música apropiada de fondo y tienes a la audiencia en el bolsillo.

Velas, cascos de plástico de 2 euros, unas armas de gomaespuma...


Este tipo de montajes, son algo más complejos, y pueden llevar fácilmente una hora de preparación o más, así que no es algo para hacer todas las sesiones (a no ser que dispongas de un espacio fijo para tus partidas y no tengas que usar la mesa del comedor). Pero sin duda puede ser interesante para cerrar una campaña o un episodio interesante de la misma.

El otro tipo de atrezo es el que se refiere a la partida en sí, pistas, mapas, objetos. Este tipo de pistas ayudan mucho a la inmersión de la partida y es especialmente recomendable en partidas con un componente narrativo o de investigación elevado (del mismo modo en que las miniaturas y los tableros con casillas lo son para partidas machaca). Para este tipo de cosas solo hace falta algo de tiempo para buscar componentes y un poco de habilidad con las manualidades.

Material impreso.

Uno de los detalles que hacen que la gente se enamore de los módulos de la Llamada de Cthulhu, es la calidad de las pistas, recortes de prensa, tarjetas de visita, papel con membrete de un hotel para las cartas. Todo esto que parece una tontería hace que los jugadores se interesen mucho más por la pista que les pasas (que al fin y al cabo es lo importante).

Una caja de cerillas y una invitación para una fiesta que los PJs no querrán perderse.


Diarios, libros antiguos y periódicos: Este tipo de elementos suele aparecer en partidas con algo de investigación, si un libro va a reportar más de una pista, puede ser una buena idea ponerles a los jugadores el libro físico. Ves al rastro o mercadillo de cosas viejas de tu ciudad, encontrarás libros viejos por muy poco dinero. Elige alguno cuyo aspecto y temática general se adecuen a lo que buscas (si es el diario de un cura busca un libro de temática religiosa, si es un antiguo grimorio quizás un libro de medicina alternativa o de astrología). Luego imprime las pistas y mételas en el libro. Yo hice esto en una partida de Cthulhu, donde los jugadores tenían que traducir un registro que usaban los párrocos de una iglesia desde hace unos siglos, el libro contenía textos en latín, alemán y francés, escribí los textos, los pasé por un traductor online (asegúrate de que tus jugadores no saben alemán, francés o latín) y cuando conseguían traducirlo, les cambiaba la hoja por una traducida.

Con algo de esfuerzo, puedes hacer que las pistas sean mucho más atractivas.


Mapas y pergaminos: La forma más fácil y barata de envejecer un papel es usar café o pintura marrón muy diluida, dibuja el mapa o imprime el pergamino y empápalo en una bandeja o con un pincel, luego déjalo secar y ya tendrás ese aspecto viejo y apergaminado (lo de meterlo en el horno, también funciona, pero es peligroso y vuelve el papel quebradizo, mejor café o pintura hazme caso).

Un punto importante a la hora de crear estos manuscritos es elegir bien las fuentes de texto (si no lo haces a mano), sacar la antigua 'Crónica de los 7 reinos' en Comic Sans arruinará tu presentación. Busca por internet fuentes escritas a mano (handwrite para los que no hablan la lengua de los bárbaros) y elige las que más te gusten. Aquí hay que buscar un equilibrio entre legibilidad y estética, las fuentes más irregulares y difíciles de leer serán generalmente las más realistas, mientras que las más regulares, cantarán mucho más. Os dejo por aquí algunas que uso yo.

Rage Italic. Es una letra manuscrita bastante limpia y de aire contemporáneo.
Cutty Fruty. Es una fuente manuscrita enrevesada y densa, perfecta para esos pergaminos antiguos con profecías (en el link hay un montón de fuentes manuscritas bastante buenas).

Por supuesto tener algo de mano con programas de diseño (illustrator, photoshop, etc...) nos vendrá de perlas, pero también se pueden hacer cosas muy válidas con programas como el Word o el Power Point.

Objetos físicos.

Otro de los detalles que puede dar ese punto a la partida es recrear algunos de los objetos de la misma. No hace falta que llames a los de atrezo del Señor de los Anillos, pero algunos detalles como un vial de cristal con una gema en su interior (un bote de los chinos con tapón de corcho y un plástico de colores de decorar acuarios dentro), una estatuilla antigua con un pergamino en su interior (de nuevo los chinos nos traen las maravillas de la resina epoxi pintada a mano), etc... son realmente, fáciles de hacer. Estos objetos en general tienen una vida limitada y son de poca utilidad práctica, rondan por la mesa para ayudarnos a decorar y meter a los jugadores en ambiente, así que tampoco te arruines comprando reproducciones a escala de tumbas egipcias o te pases horas y horas haciendo maquetas y modelos que luego se usarán poco o nada.

Miniaturas.

Si tu partida es de un corte más machaca, con dungeons, monstruos a tutiplén y toneladas de acción. Lo que te agradecerán tus jugadores será que tengas un montón de miniaturas pintadas y escenografía suficiente para rodar el Hobbit con una webcam.

Aquí ya toca aflojar la pasta o ponerse vintage ¿Que es ponerse vintage? Pues veréis, los dungeon crawlers no se inventaron el año pasado, los abueletes también gustábamos de jugar a juegos de fantasía con un montón de monstruos y héroes paseando por el tablero (¡Que levanten la mano los fans del Imperio Cobra!), pero los juegos de entonces tenían los bichos en cartoncillo y se ponían en pie con unas pequeñas peanas de plástico. Hay hoy en día multitud de páginas de las que puedes bajarte hojas y hojas de monstruos en papel, incluso para los más mañosos hay recortables de gran calidad para darle volumen a nuestros bichos. Solo tenéis que bucear un poco en Google con 'papercraft', 'D&D' y 'paper miniatures' para encontrar un filón interminable de material gratuito o buscar pdf comerciales (aunque luego toca imprimir a color en cartulina, pero aún así nos sale cada bicho a céntimos).

Mucho más barato y rápido que comprar 20 miniaturas y pintarlas.


La otra opción, como decía, son miniaturas a escala, que pintaremos a mano (eso hacíamos en los viejos tiempos) o compraremos pre-pintadas en goma, ultra-resistentes... vamos lo mejor de lo mejor (eso sí, preparad la cartera). A mí personalmente me gusta sacar miniaturas, pero debo decir que me he dejado el PIB de un país de tamaño medio en cajas y cajas de figuritas de D&D.

Si te lo puedes permitir, estas miniaturas de goma pre-pintadas son una maravilla.


Escenografía.

Hm... aquí ya entramos en temas de mayores. Y de nuevo tenemos varias opciones, que van a jugar siempre con el binomio tiempo-dinero.

Maquetas. Los resultados más espectaculares se obtienen sin duda con las maquetas a escala, con todo su volumen, sus texturas, sus colores. Pero para que queden bien, se precisa, habilidad, experiencia, tiempo y a veces dinero.

Recortables. Con una relación calidad/tiempo invertido inmejorable, se pueden encontrar cosas estupendas por la red; edificios, decoración, vehículos... y solo necesitamos tijeras y pegamento, si imprimes sobre papel de calidad y lo pegas después sobre cartulina gráfica (el típico cartón de caja de cereales) te durará muchos años.

¿Cual elijo? Pues todo depende de cuánto uso les vayas a dar. Si solo vas a usarlo una vez, no te líes montando maquetas, quizás ni siquiera merezca la pena hacer un recortable. Pero si le vas a dar más uso, bien sea porque se trata de elementos genéricos o porque también le dais a las batallas de miniaturas, puede que si te merezca la pena invertir un poco más de esfuerzo y dinero. Nosotros hemos ido recopilando un montón de escenografía a lo largo de los años, y tenemos casas, colinas, bosques, etc... con lo que el master solo tiene que abrir el armario de las maquetas y coger lo que necesite para el combate que quiere realizar.

Casas, murallas, fábricas, bosques... todo un mundo a disposición del master.


Ten en cuenta que no es algo que vayas a utilizar todas las partidas (yo suelo sacarlo en momentos álgidos de las campañas, tampoco quiero que mis jugadores estén constantemente distraídos con las maquetas y las figuritas), así que decide con antelación que quieres usar y cuando, no te obsesiones con tener que hacer todo tu mundo a escala 35mm.

Bueno, pues esto es todo por hoy, recordad que el atrezo usado con moderación, le dará un empuje extra a las partidas, esa pizca de sal que a veces necesita una campaña que se duerme. Pero no conviene abusar de ella, pues los jugadores pueden acabar distrayéndose de la partida y asumiendo como habitual ese tipo de montajes, con lo que te costará sorprenderlos más adelante.

Menudo ladrillo de entrada me ha salido : ). Nos vemos la semana que viene. Recordad que podéis seguir el blog en facebook, Google+ y twitter en 2maracasD10.

4 comentarios:

  1. Una pasada de entrada! Que de peripecias hay que hacer para que no se aburran los jugadores.

    Una pregunta, una vez usadas una vez... las desechas? (me refiero a los libros y las cosas que resultarían monótonas al sacarlas en muchas partidas).

    ResponderEliminar
  2. Pues las que puedes la reutilizas o las reciclas, pero por lo general quedan guardadas para el recuerdo (o por si diriges la campaña a otro grupo)

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada.

    Aparte del café y la pintura marrón (esto si que no lo sabía) hay otro elemento muy interesante para envejecer el papel que es el té. Si, esa bebida típica inglesa que toman ellos por la tarde.
    Y otro detalle para crear pergaminos es raspar o quemar los bordes antes de envejecerlo, así como probar con otras texturas de papel como por ejemplo cartulinas de tamaño folio.

    ResponderEliminar
  4. También me he dejado un buen presupuesto en minis, pero la sorpresa ha sido que con el paso de los años como DM, mis jugadores y yo -todos amantes de la 4e- nos hemos aventurado a más de una sesión sin mapas y minis, ávidos de la "libertad". Sin embargo, al momento de una batalla épica, las minis, sobre todo el precioso dragón blanco Muerte Helada, y música épica de fondo, nos han dado momentos inolvidables.

    ResponderEliminar