viernes, 6 de junio de 2014

Jugando a cosicas (LV). Nations.

La semana pasada tocó ensayo y esta volvemos a las reseñas. El otro día resurgió por nuestras mesas un juego que dio mucho que hablar el año pasado y tras dejar claro que los griegos son los mejores voy a reseñar esta joyita de los juegos de civilización.

Nations: Puntuación (9)

Nations es un juego de civilización de cartas bastante duro, cada jugador representa a una civilización antigua en su devenir por la historia, desde la época antigua hasta la era industrial. Durante la partida, los jugadores gestionarán sus recursos para comprar cartas de avances con edificios de producción, unidades militares, maravillas, guerras, etc.

Lo primero que te vendrá a la mente cuando veas el juego es 'esto es una especie de TTA más rápido', y así se lo ha llamado en muchos foros. Pero sin duda es una simplificación excesiva. Es cierto que algunas mecánicas recuerdan al TTA, las cartas que producen cuando les pones gente encima, la forma de comprar las cartas, líderes... pero es diferente en muchos y muy importantes aspectos.

El principal de todos ellos es la forma de jugar. TTA es un juego en el que debes plantear una estrategia al principio de la partida y hacerle pequeños ajustes durante la misma, es un juego donde los errores se pagan muy caros. Nations es mucho más frenético en ese aspecto, cada turno aparece un evento y los jugadores deben adaptar su civilización a él, tal vez toque ganar estabilidad o militarizarse o simplemente acabar rápido el turno. No es raro ver a un jugador con 24 puntos de poder militar un turno y 0 en el siguiente, en un intento de ganar la puja por la estabilidad o ser el jugador con más cultura al final del evento. Este baile constante de recursos, cartas y unidades hace que un fallo en un turno no se arrastre tanto, no es que cagarla te vaya a dar la partida, pero desde luego no te deja fuera de la competición.

Es inevitable comparar el juego con el TTA (Foto BGG).


Uno de los puntos fuertes del juego son los recursos, hay muchos y se relacionan de maneras muy interesantes. Básicamente tenemos; minerales que nos permiten recolocar trabajadores de una carta a otra y construir maravillas, dinero para comprar las cartas de desarrollo, comida para superar las hambrunas de cada turno y poder sacar más población y cultura que nos da puntos de victoria y funciona como recurso comodín cuando no podemos pagar los recursos que nos exige algún evento. Los puntos de victoria se presentan también como recurso, pero en realidad no puedes hacer nada con ellos más allá de perder o ganar unos cuantos durante la partida por guerras o eventos. Esto, que es tan interesante cuando sabes jugar, es una fuente de AP las primeras partidas pero se supera rápidamente.

La otra fuente de AP es el control de los tiempos, ciertas acciones como la compra de cartas son una carrera contra-reloj con tus adversarios ¿te llevas esa carta de recursos o coges un ingeniero para acabar la maravilla antes de que se acaben? Así que además de gestionar adecuadamente tus recursos, tiene que valorar qué acciones tomar primero arriesgándote a que tus rivales te chafen otras opciones disponibles.

Tantas opciones... ¿qué hacer primero? (Foto BGG).


La rejugabilidad es otro punto fuerte del juego. Los mazos de cartas de avance y de eventos son mucho más grandes de lo que necesita el juego. Apenas usarás un 50% de cada mazo y solo dos cartas de eventos de cada mazo de eventos. Así que pocas partidas serán iguales.

Esto hace además que no puedas dar nada por hecho. Aquí lo más seguro es que no aparezca Galileo o que las pirámides no estén disponibles, así que debes adaptar tu juego a las cartas y recursos que aparecen cada turno, reforzando esa sensación de la que hablábamos antes de que cada turno es único.

Las partidas son relativamente rápidas (unos 40 min. por jugador) pero aun así, entre montar y desmontar siguen siendo 3 horas para una partida a 4 jugadores.

El juego tiene muchos componentes, aunque de calidad dispar (Foto BGG).


Los materiales del juego son correctos, las cartas son buenas, pero los marcadores de recursos no son todo lo gruesos que a mí me gustaría. En cuanto al diseño... bueno, diría que es bastante feo pero claro, el TTA puso el listón tan bajo que por comparación es hasta agradable. ¿Pero qué pasa? ¿No hay ilustradores que sepan dibujar a Julio César? Mini-punto negativo para la vagancia y la jeta de encargarle a tu primo el que dibuja bien el trabajo de un profesional.

Srs. editores, un ilustrador no es alguien que 'dibuja bien', es algo más... (Foto BGG).


En resumen, un gran juego abstracto de civilización que te tiene un par de horas pegado a la silla mientras preparas tus estrategias y cuentas recursos. Te gustará si te gustó el TTA (no es lo mismo, pero no voy a negar que tiene mucho del mismo 'aire') y te gustan los juegos en los que tienes que optimizar los recursos y los tiempos.

Un último detalle curioso, el juego incluye un sistema de 'handicaps' para nivelar las partidas (Foto BGG).


STATS
COMPLEJIDAD: 8, aunque si has jugado al TTA antes, algunas de las mecánicas te van a resultar familiares.
DIVERSIÓN: 9, igual no soy objetivo pero me encantan los juegos de civilización.
FRIKEZ: 6, las reglas no lo hacen apto para novatos.

Link a Nations en Board Game Geek.

Hasta la próxima semana, y ya sabéis que podéis seguir el blog en facebook, Google+ y twitter.

2 comentarios:

  1. A mi también me jugas los juegos de civilización... pero necesito que me entren por los ojos... porque siempre es elevada la abstracción... si encima están poco cuidados gráficamente se hace más árido meterte en el papel, así que éste no me anima a aprederme sus reglas... con lo poco que debe costar mejorar lo gráfico si ya te devanaste los sesos en crear un juegazo complicado.

    ResponderEliminar