domingo, 21 de septiembre de 2014

Jugando a cosicas (LXI). Bote Salvavidas.

Hola a todos, domingo por la tarde-noche pero aún llegamos a tiempo. Madre mía lo que da de sí un fin de semana. Hoy toca reseña y vamos a ver un juego que personalmente me encanta.

Bote Salvavidas: Puntuación (8,5)

El juego de hoy son básicamente 45-60 minutos de maldad apretujados en una caja pequeña. Bote Salvavidas es uno de esos pierde-amigos que tanto nos gustan, en los que putearemos a diestro y siniestro mientras ponemos cara de inocencia y bondad.

En el juego cada jugador lleva a uno de los supervivientes de un naufragio  (de 4 a 6) y sentados en escrupuloso orden en el bote, tratarán de llegar hasta la costa sanos y salvos... más o menos.

Porque entre el resto de jugadores, hay uno al que odiamos y otro que al que amamos. Así que ni cortos ni perezosos intentaremos aprovechar el arriesgado viaje de vuelta a tierra para intentar que nuestro odiado rival sufra algún desafortunado accidente, al tiempo que tratamos de proteger a nuestro ser querido.

Establecido este marco los jugadores empiezan a putearse robándose objetos, obligando a jugadores a cambiar de sitio, aprovechando el zarandeo de la barca para que alguno de los jugadores acaba en el agua (y con suerte en el estómago de algún tiburón) y negociando lealtades para las peleas que estallan una y otra vez a bordo de tan reducido espacio.

Las peleas son el pan de cada día en la vida de los supervivientes.


Según avanza el juego los jugadores van perdiendo fuerzas por caer al mar o por deshidratación y el viaje se torna cada vez más angustioso mientras los jugadores tratan de averiguar quién puede tener el mejor botín.

Si la barca consigue llegar a tierra (después de acumular 3 marcadores de gaviota), los jugadores proceden a sumar puntos por sobrevivir y por la supervivencia o deceso de las personas que amaba y odiaba, además de algunos puntos por objetos valiosos rescatados del naufragio. Y sin más misterios, el jugador con más puntos gana la partida.

Estas sonrisas son porque todavía no ha empezado el puteo serio (y porque son todos muy majos).


Bote salvavidas en básicamente un juego de engaño (los demás no deben saber a quién quieres salvar y a quien quieres muertos ni que riquezas llevas acumuladas) con algo de negociación y gestión de cartas. Muy sencillo de jugar y al que hay que acercarse con una buena dosis de buen humor y saber perder si no queremos que la partida termine como un via crucis (como en todos los juegos de puteo extremo).

Los materiales son sencillos y efectivos (cartas, fichas de parchís y tres animeeples de gaviotas), aunque las fichas de parchís a veces se quedan cortas y la caja perfecta para volver a meter todos los componentes enfundados sin que sobre demasiado espacio... si tampoco es tan difícil cuando te pones.

Los componentes del juego (las instrucciones son feas de la leche).


En resumen, un gran juego de engaño si te gustan los juegos de putear y tus amigos no son de cabrearse más de lo necesario cuando se la clavas hasta la empuñadura. Ah y si se os empieza a quemar, el juego cuenta con dos ampliaciones; 'Coraje líquido' y 'Canibalismo'.

STATS
COMPLEJIDAD: 3, las reglas son más que sencillas sencillas.
DIVERSIÓN: 9, puteo, engaño, abuso de poder, cambios chaqueteros al bando vencedor en el último momento... más que perfecto.
FRIKEZ: 3, reglas sencillas, cartas y una ambientación sin fantasías.

Link a Bote Salvavidas en Board Game Geek y Mesa de Juegos.

Como siempre, recordad que podéis seguir el blog en facebookGoogle+ y twitter, nos vemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada