domingo, 30 de marzo de 2014

MbDM (XXIX) Ambientaciones propias y otros inventos.

¿Sabes que molaría? ¡Jugar en el mundo de los caballeros de Frungia! o cualquier otro libro/película/juego que tu grupo o tu os hayáis leído/visto/jugado... si de repente en tu grupo habéis llegado a esta brillante idea (generalmente después de una larga sesión de cervezas), no te alarmes cuando a la mañana siguiente te levantes y digas... ¿y ahora como hago yo esto?



Vamos a ver cómo desarrollar una ambientación propia/inspirada a partir de cero (en realidad no será así pero...).

sábado, 22 de marzo de 2014

Jugando a cosicas (LI). Reseña de Dungeon Twister.

Hola a todos, parece que las hordas post-apocalípticas han abandonado mi ciudad y ya es posible andar por las calles sin ser atacado con explosivos o indígenas borrachos cantando... y para celebrarlo, la reseña de uno de esos escasos y estupendos juegos para dos jugadores. Afilad el mandoble, aguzad vuestros sentidos y preparaos para escapar indemnes del terrible laberinto donde solo encontraréis muerte o gloria.

Dungeon Twister: Puntuación (8)

Dungeon Twister es un juego táctico donde un grupo de aventureros trata de cruzar un laberinto enfrentándose en el camino con el grupo de su adversario. La composición de los equipos es simétrica, ambos jugadores tienen los mismos personajes y el mismo mazo de cartas de acción y combate, la victoria será para aquel que mejor sepa gestionar sus recursos adaptándose a la estrategia del contrario.

El juego utiliza una mecánica de Puntos de Acción, con los que los personajes del equipo se mueven, pelean o utilizan poderes y habilidades. La elegancia del juego radica en cómo se obtienen estos puntos. Lejos de los tejemanejes del azar y los dados a los que nos tienen acostumbrados los juegos de esta temática, Dungeon Twister usa un set de cuatro cartas con un determinado número de acciones (de 2 a 5) que los jugadores usarán como deseen durante la partida, guardando las cartas altas para el momento en que puedan dar un golpe de mano o jugándolas rápidamente en los primeros turnos para obtener una ventaja inicial. Cuando el jugador ha usado sus cuatro cartas de acciones, las recoge de nuevo y puede volver a jugar la que desee.

viernes, 14 de marzo de 2014

¡Huid insensatos!

Esta semana no toca entrada porque ha llegado el fin del mundo a mi ciudad, la semana que viene toca reseña. Pasadlo bien y que Dios salve a todos los que se quedan aquí, yo intentaré huir hacia el Sur.

La manta al coooooll...

viernes, 7 de marzo de 2014

Jugando a cosicas (L). Reseña de 21 Mutinies.

¡Cargad el ron! ¡Al abordaje escoria! ¡Y no olvidéis hacer un par de clics en los anuncios, esos doblones no van a llegar solos!

Hoy estamos piratas de nuevo, y patrios. Reseñamos un juego del gran Perepau que nos coloca en una ambiciosa y amotinada tripulación pirata.

21 Mutinies: Puntuación (7)

Estamos ante un juego de selección de acciones bastante abstracto (es Perepau), pero con un tema bien encajado. El objetivo del juego es obtener puntos de victoria, que se consiguen principalmente a través de la venta de tesoros (aunque también se pueden obtener amotinándose o comprándolos en el barco).

La mecánica es sencilla, cada turno el jugador que hace de capitán decide que acción se llevará a cabo ese turno y el resto de jugadores, por orden, debe decidir si sigue al capitán a esa acción o bien opta por quedarse en el barco (donde puede robar a sus compañeros o comprar puntos de victoria) o se amotina, con lo que será el próximo capitán, alterando el orden de juego.

La gracia radica en que las acciones se vuelven menos interesantes para los jugadores cuanto más atrás están en el orden de turno (quedan peores fichas para robar o son más caras). Ser el segundo está muy bien, pero a partir del tercero ya no es tan interesante seguir al capitán y montarle un cristo se vuelve una opción muy atractiva.

domingo, 2 de marzo de 2014

MbDM (XXVIII) 4 excusas para meter un dungeon crawler.

Sábado por la tarde, se acerca la hora de la partida, tus jugadores están a punto de llegar y no tienes nada preparado, necesitas alguna forma de rellenar la sesión del día con algo de combate machaca y sin sentido, pero que no parezca que es de relleno. Menos mal que sigues este blog, porque hoy os voy a dar 4 excusas chorras más que plausibles para poder reciclar ese módulo de la tumba de los nictálopes que ya nadie recuerda. Prepárate para una sesión de saja-raja improvisada.



1. Geometrías no-euclidianas.