viernes, 18 de septiembre de 2015

Jugando a cosicas (LXXVI). Rococo (Rokoko).

Hola a todos, preparad vuestros costureros, atad corto a vuestros aprendices y no deis puntada sin hilo porque ser el sastre más prestigioso de la Francia del siglo XVIII no es tarea fácil. Hoy vamos a echarle un vistazo a un título que compitió junto al Istanbul y el Concordia como Juego de las Jarras en el 2014.

Rococo: Puntuación (7,5)
Matthias Cramer
Louis Malz
Stefan Malz
2-5 jugadores
120 min.

Rococo es un euro de manual que incluye algunas mecánicas interesantes (aunque no necesariamente originales), en el juego somos maestros costureros que deben tratar de impresionar a la corte de Luis XV en Francia. Para ello contamos con una serie de trabajadores, las cartas de nuestros mazo de empleados, que nos van a permitir realizar diversas acciones cada turno, como adquirir recursos, coser vestidos, contratar nuevos trabajadores (cartas para nuestro mazo) o poner dinero para la fiesta del palacio en forma de decoraciones, músicos y espectáculos de fuegos artificiales.

Los trabajadores vienen en tres categorías, aprendiz, trabajador y maestro, que les dan acceso a diferentes acciones (un aprendiz, por ejemplo, no tiene permitido coser vestidos). Las cartas de trabajadores otorgan además un bono que recibimos después de realizar la acción normal del turno y que compensa las diferencias entre las cartas ya que los bonos de los aprendices son mejores que los de los trabajadores de mayor categoría.

Rococo player setup
El setup de los jugadores incluye 5 trabajadores, un pequeño cartón para mantener ordenado el mazo y el descarte y algunos recursos y marcadores.


Durante la partida conseguiremos tres tipos de recursos; hilo, encaje y unas losetas de cartón con tela que puede venir en cuatro colores diferentes. Con estos recursos y la acción de un trabajador de la categoría adecuada coseremos alguno de los encargos disponibles ese turno. Una vez cosido el traje, podemos venderlo para conseguir dinero o bien prestarlo a un noble para que lo lleve en la fiesta y nos de puntos de victoria.

Rococo sewing
Para coser este encargo necesitamos descartar dos telas amarillas y pagar un rollo de hilo (además el dedal dorado indica que solo un maestro puede coser este encargo).


Al final de la partida se otorgan puntos por un buen porrón de cosas, trabajadores especiales que nos dan puntos por cumplir ciertas condiciones, puntos por mayorías (de vestidos) en las diferentes salas del palacio, puntos especiales por tener sets de vestidos y por último los puntos directos que nos dan los vestidos y decoraciones que hemos pagado. Toda esta ensalada de puntos (más algunos que se pueden ganar durante la partida) hace que sea muy difícil tener una idea clara de quien va en cabeza, manteniendo la emoción hasta el último momento.

Rococo board
Los puntos se esconden en todos los rincones y no hay que dejarse ninguno.


La gestión del mazo de trabajadores es uno de los elementos más importantes del juego, al fin y al cabo es un deckbuilder. En Rococo, no tienes que robar las cartas al azar, sino que las eliges de entre todas las que tienes disponibles y por lo tanto tienes un control total de las acciones que puedes jugar cada turno. Pero hay que ir con ojo, porque un despiste te puede dejar sin maestros el turno que más los necesitas, impidiendo que cosas ese traje de dedal dorado que te podía dar un buen puñado de puntos.

Otra cosa curiosa es la forma de aligerar el mazo, para ello despediremos trabajadores, pero en un giro digno de los sueños más húmedos de la patronal, los trabajadores se despiden a sí mismos (como acción de su turno) ¡y además te pagan! La explicación temática es que en realidad vendes el trabajador a otro sastre y este dinero es el que te pagan por él, como si fuera la ficha de un futbolista. Esta estrategia de limpiar el mazo es interesante ya que los bonos de los trabajadores iniciales son bastante mediocres.

Rococo workers
Cuatro nuevos trabajadores aparecen cada turno para unirse a los talleres de los jugadores.


Con respecto a la calidad del juego hay que decir que es muy buena, ilustraciones de calidad, materiales gruesos, todo perfecto para los amantes de las sensaciones táctiles.

Se ha criticado al juego que el tema es ñoño y poco atractivo... personalmente no sabría qué decir, cuando juego a un euro no es algo que suela importarme demasiado, pocas veces me va a parecer que el tema rompa el juego. ¿Se podría re-tematizar el juego con nobles formando unidades militares de un ejército? Pues sin ningún problema, pero no creo que eso lo haga necesariamente más atractivo.

Rococo palace
Mucho trauma de no haber aprendido a hacer punto de pequeños veo yo aquí, con lo divertido que es coser vestidos.


En resumen un juego de dificultad media con deckbuilding, mayorías, gestión de mano y ensalada de puntos. Te gustará si te gustan los euros y es una buena adquisición si lo consigues a buen precio.

STATS

DIVERSIÓN; 7,5, un euro de toda la vida con gestión de recursos, deckbuilding y muchos puntos por todos lados.
DIFICULTAD: 6, dificultad media, de los que puedes jugar para hacer descansar el cerebro.
FRIKEZ: 5, pues un poco friki porque introduce mecánicas que nos son el monopoli y el risk.

Link a Rokoko en Board Game Geek.

Hasta la semana que viene y recordad que podéis seguir 2 maracas D10 en facebookGoogle+twitter e Instagram.

2 comentarios:

  1. A mi el tema si me invita a probar un juego o no, luego de leer tu reseña me apetece pero si veo la caja por ahi y la temática de costura me echa para atrás jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que al final todo cuenta, pero para jugar un euro te fijas más en quien es el autor y que juegos ha hecho.

      Eliminar