sábado, 26 de diciembre de 2015

Jugando a cosicas (LXXIX). Ylandiss

Hola a todos, hoy voy a hablaros de un juego español que nos ha enganchado. El juego ya tiene un tiempo y tuve el privilegio de conocerlo cuando aún era un proto allá por las DAU de 2014.

Ylandiss: Puntuación (8,5)
Pau Carles
2-4 jugadores
60-90 min

Ylandiss es un juego de bazas y deckbuilding con un aire 'magiquero'. Cada turno trataremos de desplegar sobre la mesa el ejército más poderoso, que nos dará la victoria en forma de oro para comprar las cartas de refuerzo que están disponibles para los jugadores cada turno.

El juego, de temática fantástica, consigue transmitir acertadamente el carácter de los diferentes tipos de cartas; soldados que se potencian unos a otros, magos haciendo llover la destrucción sobre el campo de batalla, ladrones y comerciantes ganando la partida en las sombras y dragones, ángeles y demonios sembrando el caos con su poder abrumador cuando hacen acto de presencia.



A nivel de mecánicas el juego introduce algunos conceptos interesantes. Por un lado la parte de deckbuilding está bien resuelta con diez tipos distintos de criaturas en juego y la necesidad de centrar tu atención en un par de tipos y tratar de ir sacando del mazo las cartas iniciales que no te interesen.

Sin embargo, la mecánica que me parece más interesante y que creo que le da el alma al juego es la forma de resolver el turno y la compra posterior de cartas. Una vez que todos los jugadores se han plantado, el jugador con más fuerza desplegada es el ganador y el único que cobrará monedas para comprar ese turno. El resto de jugadores deberá realizar sus compras con las cartas que le queden en la mano, a razón de una moneda por carta, descartándolas junto a las que jugó ese turno. Esta forma de 'puntuar' tan draconiana hace que saber cuándo plantarse sea una necesidad imperiosa. Por un lado, si no ganas, las cartas que no hayas jugado serán la única forma que tengas de comprar, jugar hasta la última carta y perder te puede hacer perder el turno completo. Por otra parte, las monedas que gana el vencedor son directamente proporcionales al poder desplegado por los oponentes, así que tendrás que pensar si bajar ese Dragón Negro te va a dar posibilidades de victoria o solamente le estás regalando oro a tu rival.



-Pues no juego nada y me guardo las 7 cartas para comprar- habrán pensado los más rápidos... y ahí entra la mecánica de compras para desbaratar vuestros planes. Las cartas tienen un coste de entre 1 y 7 monedas de oro y las compras combinadas no pueden superar la fuerza que has desplegado ese turno. Temáticamente significa que un gran ejército puede convencer a un personaje poderoso de unirse a sus filas, pero no así un grupo de cuatro soldados errantes. Lo divertido de esta regla es que añade un factor más a los cálculos de cuando plantarse, tendrás que ver al principio de la ronda que cartas quieres comprar y hacer cuentas de cuantas cartas bajar para conseguir la fuerza necesaria y cuantas guardar para comprar.

En resumen es un juego en el que tan importante como ganar es saber gestionar las manos que vas a perder.

A nivel gráfico el juego es muy correcto, con ilustraciones muy atractivas y un diseño que de nuevo te devolverá a los viejos tiempos de 'tapear maná'. El grosor de los componentes es más normalito, especialmente las monedas de cartoncillo fino (son como las del Machi Koro). Aunque poner monedas más gordas habría subido el precio del juego así que me parece bien la decisión de mantener un precio asequible.



Ahora vamos a dejar de echar flores y a ver alguna cosa que me gusta menos de este título.

La estrategia de comerciantes y ladrones me parece muy poderosa y difícil de contrarrestar. Estos personajes te dan monedas sin tener que ganar, lo que hace muy difícil pararlos ya que la mayor parte de las cartas solo sirven para derrotar a los adversarios y al jugador de esta estrategia le importa poco ganar o no. Su objetivo es reunir rápidamente las monedas para cerrar la partida y hacerlo antes de que el resto de jugadores haya tenido tiempo de montar su mazo y acumular puntos. No quiero decir con esto que el juego esté roto ya que las cartas de salida se reparten en draft y para seguir esta estrategia necesitas conseguir rápidamente un par de personajes ladrones o comerciantes, pero cuando se dan las condiciones para que un jugador arranque con un mazo de ladrones/comerciantes es realmente difícil que pierda.

En resumen. Un ejemplo más de que tememos muy buen producto nacional, capaz de innovar y presentar juegos de calidad. Te gustará si te gustan los deckbuilders y los juegos de combos de cartas.

STATS
DIVERSIÓN; 8, Divertido, 'combero' y con mucha interacción.
DIFICULTAD; 4, Las reglas son muy sencillas, 5 min de explicación y a jugar.
FRIKEZ; 6, Aunque las reglas son sencillas, el punto friki de la fantasía puede subir un poco el listón.

Link a Ylandiss en la Board Game Geek

Bueno, esto es todo por hoy, espero que os haya gustado y nos vemos en la próxima entrada. Recordad que podéis seguir el blog en facebook, Google+, twitter e Instagram.

No hay comentarios:

Publicar un comentario